Berries frescos con despacho directo a tu casa

SUELO ORGÁNICO

Desde hace más de 20 años, en Hortifrut hemos sido pioneros en fruticultura orgánica, convirtiéndonos en el líder mundial indiscutido en la producción y comercialización de arándanos orgánicos.

Lo anterior implica diseñar productivamente nuestros campos con corredores biológicos al interior de los huertos, con el claro objetivo de preservar la biodiversidad de los controladores biológicos.

Este trabajo nos ha permitido incorporar materia orgánica y biodiversidad a través de riego, mejorando su macro y microbiología, logrando de esta forma una considerable disminución en la aplicación de fertilizantes y aditivos externos, así como un equilibrio natural en el control de plagas y enfermedades.

SUELOS

Debemos considerar nuestros suelos como nuestra cuenta de ahorro, donde debemos crear valor creciente, realizando prácticas de manejo que permitan ir enriqueciendo el suelo año tras año. La agricultura “regenerativa” donde se siembra una mezcla de 6 o mas especies diferentes de Gramineas, Leguminosas, y Brasicas, permite crear una masa de raíces a diferentes profundidades, que se conectan con una diversa y creciente población de especies y familias de microorganismos, mejorando la estructura del suelo, su materia orgánica, su capacidad de retención de humedad, su equilibrio. De esta manera vamos creando suelos cada vez más ricos en nutrientes, más productivos capaces de producir rendimientos competitivos, sin los costos de fertilizantes y reduciendo significativamente otros cosos.

El suelo agrícola es aquel que tiene las características adecuadas para el desarrollo de la actividad de la agricultura, es decir, que es propicio para el desarrollo de la vida.

Se encuentra principalmente en zonas de clima que favorecen el desarrollo y crecimiento de cultivos, teniendo en cuenta principalmente la variación de precipitaciones (lluvias), temperatura, vientos, periodicidad de sucesos como fenómenos climáticos (tormentas eléctricas, vientos fuertes, heladas granizos etc.); por otra parte, el suelo debe ser rico en nutrientes, y también influye la pendiente del suelo que para el caso de suelos aptos para la agricultura debe ser igual o menor a 5%.

El desarrollo de la agricultura y fruticultura con bases agroecológicas nos ha permitido controlar y aumentar la materia orgánica de nuestros suelos, cuyo equilibrio nutricional favorece el desarrollo productivo y disminuye la utilización de agua, energía y fertilizantes.

Lo anterior nos ha ayudado a disminuir la huella de carbono y la huella hídrica de todas nuestras unidades productivas

EL CULTIVO ECOLÓGICO, CONTROL DE PLAGAS Y ENFERMEDADES

El cultivo ecológico se basa en la utilización de métodos preventivos, potenciando el buen desarrollo de las plantas y por tanto su resistencia natural a plagas y enfermedades.

En ese mismo sentido, gracias a la agricultura y fruticultura orgánica hemos logrado conservar y multiplicar los polinizantes – como las abejas y otros – al interior de nuestros huertos y campos, al mantener un ambiente limpio y sin tóxicos que permite su presencia durante todo el año. Así mismo hemos adaptado habitats para fauna silvestre acuática, otras para ciervos rojos y gramos.

El cultivo orgánico también permite usos más eficientes de agua y energía a menor costo a través de paneles solares, pues al tener una mayor retención de agua, el huerto necesita menos riego y por ende también menos energía. Al utilizar equipos inteligentes de riego con sensores de humedad, hemos logrado reducir el uso de agua y energía en un 18%.